¿Que es RAP-AL?
Links
Publicaciones
Plaguicidas
Transgénicos
Campañas
Seminarios
Noticias
Base de datos
Alternativas
 
Cumplan la promesa: Eliminen los COPs
Revista Enlace
No a las fumigaciones del plan Colombia
DIA INTERNACIONAL DEL NO USO DE PLAGUICIDAS
Descarga Afiche

Descarga Afiche
Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Costa Rica: El verdadero costo de las piñas

(09/10/2010)

Costa Rica: El verdadero costo de las piñas.

Documental en inglés ¿Pineapples: Luxury fruit at what price? (¿Piñas: frutos de lujo a qué precio?) con entrevista a Fernando Ramírez coordinador nacional de RAP-AL. El documental fue realizado por el periódico The Guardian del Reino Unido y Consumers International en Costa Rica. El aumento sin planificación en el cultivo de piña en Costa Rica ha provocado una serie de impactos negativos en las regiones donde se produce este monocultivo, como la contaminación con plaguicidas de aguas superficiales y subterráneas utilizadas para suministro de agua potable a muchas comunidades, destrucción de zonas protectoras de bosques y mantos acuíferos, desvío y desaparición de cursos de aguas naturales, pérdidas exageradas de suelo por erosión hídrica, sedimentación en quebradas, lagunas y ríos, pérdida de la biodiversidad en zonas aledañas a piñeras, intoxicación de personas, animales domésticos y silvestres, aparición de plagas de moscas que dejan pérdidas en ganado, presión social a campesinos por las tierras dedicadas a cultivos de seguridad alimentaria, deforestación y otros, transformando miles de hectáreas de una altísima biodiversidad y riqueza en simples desiertos sembrados de piña.
Ver documental en:
http://www.guardian.co.uk/environment/video/2010/oct/01/pineapple-trade-costa-rica

--------
Problemática de la expansión piñera en Costa Rica
Fernando Ramírez-Muñoz
Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET)
Universidad Nacional de Costa Rica (UNA)
RAP-AL Costa Rica

El aumento sin planificación en el cultivo de piña en Costa Rica, ha provocado una serie de impactos negativos en las regiones donde se produce este monocultivo, como la contaminación con plaguicidas de aguas superficiales y subterráneas utilizadas para suministro de agua potable a muchas comunidades, destrucción de zonas protectoras de bosques y mantos acuíferos, desvío y desaparición de cursos de aguas naturales, pérdidas exageradas de suelo por erosión hídrica, sedimentación en quebradas, lagunas y ríos, pérdida de la biodiversidad en zonas aledañas a piñeras, intoxicación de personas, animales domésticos y silvestres, aparición de plagas de moscas que dejan pérdidas en ganado, presión social a campesinos por las tierras dedicadas a cultivos de seguridad alimentaria, deforestación y otros, transformando miles de hectáreas de una altísima biodiversidad y riqueza en simples desiertos sembrados de piña.

Situación de la producción piñera en Costa Rica

Costa Rica ha sentido la expansión piñera especialmente en los últimos años. Se ha duplicado el área cultivada en poco tiempo, pasando de 11.000 has en el año 2000 a cerca de 50.000 has en 2009, constituyéndose en el segundo producto agrícola de exportación con 27,2% del total exportado, siendo solo superado, y muy levemente, por el banano con 27,5%. Todas estas tierras sustituyeron cultivos como yuca, tubérculos, banano, melón, caña de azúcar, arroz, y por supuesto, grandes áreas de potreros, tacotales y bosques secundarios. Esto convirtió a Costa Rica en el primer productor mundial de piña dorada, con una exportación al 2008 de casi 1,5 millones de toneladas de fruta, un ingreso de divisas de US$574 millones, en 42.500 hectáreas sembradas por 1.300 productores y con un empleo directo de 25.500 personas. A pesar de este crecimiento vertiginoso de las exportaciones, los 1.200 pequeños productores solo participan en el 4% de la producción total, dejando en manos de solo 100 productores, controlados en su mayoría por empresas transnacionales, el 96% de los ingresos totales (El Financiero. 29 junio 2009).
Hace 23 años la piña para exportación era cultivada únicamente en 3.400 has de la zona sur del país; a partir de los años 90, con la aplicación de los Programas de Ajuste Estructural exigidos por el Banco Mundial y el FMI, la actividad piñera colonizó la zona norte y Atlántica del país y, muy recientemente el Pacífico Norte, donde la piña además ha llegado a competir por el agua para consumo humano y animal de productores de subsistencia. El pueblo sureño de Buenos Aires ha sido partícipe de la producción piñera desde hace muchos años, sin embargo hoy es el segundo cantón más pobre del país. Esto sucede igualmente con cantones piñeros de la zona Atlántica como Guácimo, Siquirres, Guatuso y Upala.


Existen 19 empresas, con 90 causas por problemas con el recurso hídrico, denunciadas ante el Tribunal Ambiental Administrativo por malas prácticas agrícolas que atentan contra la estabilidad ambiental, económica y de salud de los vecinos de esas fincas. La mayoría de estas denuncias son de empresas de la zona Atlántica, donde se encuentran los grandes productores. A las comunidades de El Cairo, Luisiana, Milano y Herediana, de Siquirres, la piñera les contaminó su acueducto al aplicar plaguicidas en una zona de protección acuífera y tienen más de un año de recibir agua a través de un camión cisterna. Las leyes de Costa Rica expresan que se deben de impedir las siembras de piña a menos de 15 metros de ríos o quebradas, 200 metros de nacientes o 70 metros de nacientes intermitentes.

Uso de plaguicidas altamente tóxicos
En el monocultivo de piña, los suelos se manejan intensivamente y la única especie que se permite desarrollar es ésa, la biodiversidad es eliminada, es afectada toda interacción biológica en el suelo y, su fertilidad natural, relacionada con la degradación microbial de la materia orgánica del suelo, es reemplazada con agrotóxicos altamente contaminantes.
En un diagnóstico de uso de plaguicidas efectuado por RAP-AL Costa Rica (Ramírez y Bravo), se determinó que a cada hectárea de piña, al año 2007, se le aplica entre 16 y 22 kg de ingrediente activo por ciclo, utilizando los siguientes plaguicidas: los herbicidas bromacil, ametrina, diuron, glifosato, quizalofop y paraquat, este último usado en altísimas cantidades, entre 10 y 16 litros de Gramoxone por hectárea, dejando grandes cantidades persistentes adheridas al suelo; fungicidas como mancozeb y metalaxil; insecticidas como carbaril, usado entre 6 a 7 veces por ciclo, diazinon entre 6 a 13 veces, endosulfan 1 a 2 veces, etoprofos, fosetil aluminio, triadimefon y clorpirifos; además de enormes cantidades de fertilizantes químicos y precursores de hormonas como el etephon, usado de 3 a 4 veces por ciclo.
Otro de los graves problemas de la producción de piña, es la gran cantidad de residuos vegetales que produce. El altísimo uso de paraquat para secar las plantas después de la cosecha y su posterior incorporación al suelo, acarrea la consecuencia de producir las condiciones óptimas para que la mosca paletera del ganado (Stomoxys calcitrans), hematófaga del ganado y recientemente de humanos, se convierta en plaga. Por este motivo, los productores aplican una semana después del paraquat, el insecticida clorpirifos para tratar de controlar las moscas y finalmente encienden fuego a los restos secos e impregnados de plaguicidas. Muchos de estos plaguicidas, como el endosulfan, clorpirifos, diuron y otros, poseen átomos de cloro en su molécula, acentuando el problema de la producción de sustancias altamente peligrosas como lo son las dioxinas.

El plaguicida más frecuentemente encontrado en el agua de las nacientes que abastecen los acueductos de varias comunidades, como Cairo y Luisiana, fue el herbicida bromacil, además de diuron y triadimefon, detectado por el Laboratorio de Residuos de Plaguicidas del IRET de la Universidad Nacional (Ruepert et al. 2005), por el Centro de Investigación en Contaminación Ambiental (CICA) de la Universidad de Costa Rica, por laboratorios privados (ChemLab) y confirmado por los laboratorios de USGS de Denver EE.UU. y el Omegam de Holanda. Los análisis efectuados arrojaron los siguientes resultados de residuos de bromacil en algunas fechas de muestreo.


http://www.rap-al.org/articulos_files/Enlace_86.pdf

Ver documental en inglés "El costo verdadero de las piñas baratas" realizado por el periódico The Guardian del Reino Unido y Consumers International en Costa Rica en:
http://www.guardian.co.uk/environment/video/2010/oct/01/pineapple-trade-costa-rica