¿Que es RAP-AL?
Links
Publicaciones
Plaguicidas
Transgénicos
Campañas
Seminarios
Noticias
Base de datos
Alternativas
 
Cumplan la promesa: Eliminen los COPs
Revista Enlace
No a las fumigaciones del plan Colombia
DIA INTERNACIONAL DEL NO USO DE PLAGUICIDAS
Descarga Afiche

Descarga Afiche
Noticias | Noticias Antiguas | Comunicados Antiguos

Share |
Noticias

Honduras: Organizaciones ciudadanas cuestionan “Marco Nacional sobre la Seguridad de la Biotecnología (MNSB)

(06/08/2007)

PRONUNCIAMIENTO PÚBLICO

La Coalición Hondureña de Acción Ciudadana (CHAAC) ante la opinión pública nacional e internacional hace saber lo siguiente:

La más reciente versión del “Marco Nacional sobre la Seguridad de la Biotecnología (MNSB)” que la Secretaría de Recursos Naturales (SERNA) ha venido “consultando” con la sociedad hondureña, aún con su aparente lenguaje crítico y participativo, no es más que un intento de colocar el manejo de la biodiversidad en coherencia con los tratados de libre comercio que ha firmado, está firmando o pretende firmar el gobierno de Honduras, eliminando la auténtica participación de la Sociedad Civil en el organismo rector de las políticas nacionales relacionadas con transgénicos.

No obstante que el presente gobierno ha emitido una ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública (LTAIP), los creadores de la ley MNSB intentan dejar en la impunidad los actos de organismos y personas que abusaron de su autoridad permitiendo que se experimentara, comercializara y se liberaran organismos transgénicos en Honduras en forma inconsulta con la población, transgrediendo las leyes y poniendo en riesgo la salud, el ambiente y la economía de la población hondureña.

Los promotores y artífices de esta ley intentan convencer a la población hondureña de las supuestas bondades de las semillas transgénicas, aun cuando no se ha demostrado que estas sean inocuas, ni mejores, ni más productivas que los productos naturales u orgánicos. En realidad, los transgénicos solamente han demostrado beneficiar a las grandes compañías transnacionales productoras de insumos agrícolas que están siendo muy cuestionadas en Europa y el mundo entero por la comprobada toxicidad de sus semillas. Tal es el caso de las variedades MON 683 y NK 603.

El uso de semillas transgénicas -que se pretende garantizar por medio de la ley MNSB-, además de los posibles daños a la salud y al ambiente, dejarán a los productores de granos básicos, especialmente a los pequeños y medianos agricultores, a merced y total dependencia de las grandes compañías transnacionales productoras de insumos agropecuarios.

Ante esto, solidarizamos y nos sumamos a las protestas y denuncias del Consejo Coordinador de Organizaciones Campesinas (COCOCH), de la Red de Acción Hondureña por la Alimentación Saludable y Sustentable (REDAS), de Vía Campesina y otras organizaciones de agricultores, ambientalistas y de derechos humanos, junto a quienes solicitamos:

• Que el Soberano Congreso Nacional no admita el trámite del “Marco Nacional sobre Seguridad de la Biotecnología” ni sus reglamentos, por haberse elaborado sin las consultas pertinentes con la población hondureña.

• Que el gobierno consulte la opinión de expertos independientes con respecto al borrador de la Ley MNSB sobre sus impactos en el campo de la salud, ambiente, biodiversidad, cultura, economía y derecho a la alimentación del pueblo hondureño.

•Que el Comisionado de los Derechos Humanos y la Fiscalía del Ambiente revisen los actos de los funcionarios de la SAG y del Comité de Bioseguridad y Biotecnología para conocer sobre su responsabilidad en la introducción, experimentación, liberación al ambiente y comercialización de productos transgénicos en Honduras.



Tegucigalpa M.D.C., 12 de julio de 2007


Coalición Hondureña de Acción Ciudadana
CHAAC


“Un comercio con justicia y equidad es posible”



-----------------------

Pronunciamiento Público de RAP-AL Honduras

Tegucigalpa, Honduras, 23 de julio de 2007. La Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (RAP-AL), a través de su coordinación en Honduras, continuando con su campaña de información y sensibilización sobre los daños que los transgénicos y plaguicidas químicos ocasionan a la salud, el medio ambiente y la economía de nuestro país, entrega a la opinión pública el siguiente pronunciamiento:

• Que los transgénicos agudizan la dependencia alimentaría, lesionan nuestra soberanía al darle mayor poder a las transnacionales sobre nuestros recursos, incrementan el uso y abuso de plaguicidas, y atacan la biodiversidad al generar nuevas posibilidades de contaminación genética ambiental.

• Que el uso de los plaguicidas químicos violan el derecho a la salud individual y ambiental, y sobre todo la salud de niños, mujeres y, en general, de las nuevas generaciones.

• Que existe evidencia de que en Centroamérica se está generando la incorporación en forma encubierta y no declarada en la merienda escolar de alimentos transgénicos que no han sido aprobados y, sobre todo, sin el conocimiento de las familias.

• Que es evidente la ausencia de políticas públicas que garanticen la no introducción de organismos genéticamente modificados o transgénicos en forma de alimentos procesados, granos y semillas.

La RAP-AL se opone a la introducción de Organismos Genéticamente Modificados o transgénicos en Honduras por las siguientes razones:

1. Nadie tiene derecho a patentar la vida. Los recursos naturales pertenecen a la Humanidad.

2. Nadie tiene derecho a ser Dios; no se pueden crear seres vivos artificiales.

3. Nadie tiene derecho a controlar nuestra forma de vida y las empresas multinacionales se quieren adjudicar ese derecho.

4. Nadie nos debe quitar el derecho a utilizar, conservar e intercambiar semillas. Los transgénicos no favorecen el desarrollo sostenible de las comunidades, sino más bien fomentan la desaparición de los pequeños productores.

5. Nadie tiene la autorización para generar mayor contaminación en el medio ambiente, por el aumento del uso de químicos, y el surgimiento de nuevas plagas por el cultivo de organismos genéticamente modificados.

Por lo anterior, sumándonos al reclamo de las organizaciones sociales y ciudadanas del país que defienden la biodiversidad, protegen el medio ambiente y la salud, y para no permitir que los transgénicos sean otra agresión más a nuestra patria, demandamos:

• Mantener la moratoria a la importación de transgénicos en cualquiera de sus formas: semilla o granos, y alimentos procesados, prohibiendo la siembra de cultivos transgénicos en nuestro suelo.

• Mantener la sensatez recurriendo a la ciencia, aplicando el principio precautorio, el cual expresa que: ninguna actividad de experimentación debe poner en riesgo la salud humana y el medio ambiente.

• Solicitar a las Instituciones de Educación Superior desarrollar investigaciones independientes de influencias comerciales y políticas, sobre los impactos de transgénicos a la agricultura, la salud, el medio ambiente y la economía.

• Solicitar al Poder Ejecutivo la aplicación de políticas públicas para lograr la eliminación progresiva de los plaguicidas de mayor toxicidad, y apoyo económico, fiscal y financiero al impulso de formas alternativas para el control de plagas.

Fuente: Marco Tulio Madrid
RAP-AL Honduras