¿Que es RAP-AL?
Links
Publicaciones
Plaguicidas
Transgénicos
Campañas
Seminarios
Noticias
Base de datos
Alternativas
 
Cumplan la promesa: Eliminen los COPs
Revista Enlace
No a las fumigaciones del plan Colombia
DIA INTERNACIONAL DEL NO USO DE PLAGUICIDAS
Descarga Afiche

Descarga Afiche
Transgénicos | TRANSGÉNICOS AL DIA | Artículos | Comunicados

Share |
Transgénicos
Transgenicos al día: TRANSGENICOS al día N° 36 y 37

31 de marzo de 2006

Curitiba , BRASIL, 13-31 Marzo 2006

Curitiba, Brasil, fue anfitrión de dos importantes reuniones de la ONU durante el mes de marzo 2006: del 13 al 17 de marzo se realizó la Tercera Reunión de las Partes (MOP3) del Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad (PCB, por sus siglas en inglés) y del 20-31 Marzo, la Octava Conferencia de las Partes (COP8) del Convenio de Diversidad Biológica (CBD, por sus siglas en inglés). Gracias al apoyo financiero de la CBD Alliance, quien suscribe, Lorna Haynes, participó como representante de la RALLT (Red por América Latina Libre de Transgénicos) y por RAPAL (Red de Acción en Agrotóxicos y sus Alternativas de América Latina). En este boletín se resume las negociaciones y decisiones sobre los 3 puntos más polémicos relacionados con OMG y la particpación de Venezuela en dichas reuniones. La información se basa en notas personales y resúmenes de la Third World Network (Red del Tercer Mundo www.twnside.org.sg) y discusiones y materiales distribuidos por otras ONG presentes.

· Las Decisiones por Consenso

· El Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad: (MOP3)
* PCB: Antecedentes
* “Contain” o “May Contain”: Negociaciones en MOP3
* CUADRO: Negociando la Bioseguridad: la lucha sobre Art.18.2(a)
* La Decisión sobre Art. 18.2 (a)
* Análisis y comentarios
* Participación de Venezuela en las Negociaciones sobre Art. 18.2 (a) COP3
· El Convenio de Diversidad Biológica: Octava Conferencia de las Partes (COP8)
* Las TRUGs: “caso por caso”
* Las TRUGs y sus Actores: la Moratoria reafirmada
* Árboles Transgénicos: la propuesta
* Árboles Transgénicos. Contribución de Venezuela y Resultados
* Árboles Transgénicos: Comentarios sobre la Decisión
* La Participación de Venezuela relacionada con OMG en COP 8
· Reflexiones Generales
· Mientras, en Curitiba, Syngenta multada.

Las Decisiones por Consenso

Hay que señalar que, en las reuniones del PCB y del CBD, se toman las decisiones por “consenso” lo que significa que un sólo país puede “bloquear” la adopción de una decisión en que una abrumadora mayoría de países estén de acuerdo. Por tanto, las decisiones corresponden al mínimo denominador común de las exigencias. Se supone que los países que ratificaron el Protocolo, (o el CBD) las “Partes”, estarían de acuerdo con sus objetivos y que, después de que entren en vigor, se podría avanzar en su implementación ya que ahora sólo las Partes pueden participar en las decisiones. No obstante, hay países que toman posiciones en contra de los objetivos del Protocolo (o CBD) y, por la vía del “consenso,” lo que prevalece en la decisión final tiende a ser su visión. A través de este modus operandi, los menos comprometidos imponen sus intereses. Existe una Comisión de Cumplimiento que, en teoría, puede sancionar a un país que sistemáticamente actúa en contra del espíritu del Protocolo (o CBD) y no como “Parte,” pero hasta ahora no se han aplicado medidas disciplinarias.

El Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad: (MOP3)

El tema más polémico de la MOP3 fue la decisión a tomar sobre el Articulo 18.2 (a): los requisitos para identificar cargamentos de organismos vivos modificados (OVMs) destinados al uso directo como alimento humano o animal o para procesamiento (AHAP). En el Protocolo se distinguió entre este uso y la liberación intencional al ambiente para la cual se acordó mayores requisitos y evaluaciones de riesgo. No obstante, se sabe que, aun cuando la intención sea usarlos para AHAP, en la práctica, algunos agricultores los usarán como semillas, lo que constituye una liberación ilegal al ambiente, cuyos riesgos incluyen la contaminación genética de cultivos locales –como sucedió en el caso del maíz en México.

PCB: Antecedentes:

En las negociaciones del PCB, (firmado en 2000), los países exportadores de OMG (EE.UU., Canadá, Argentina, Australia, y aliados Chile y Uruguay) exigieron que el etiquetado de este tipo de cargamentos sólo dijera “may contain” (traducido en la versión en castellano como “pueden llegar a contener”) y no “contains” (contiene) para que no tuvieran que segregar ni analizar dichos cargamentos. La mayoría de los países quería un etiquetado en el cual se identificaran claramente los OMG que un cargamento contiene. No obstante, la mayoría tuvo que ceder en este punto (y otros) para poder lograr un acuerdo sobre todo el texto del PCB. Es por ello que el texto del Protocolo sólo dice que la documentación identifique que un cargamento “may contain” OVM-AHAP no destinados a ser liberados al ambiente. Después de debilitar así el Protocolo, esos 4 países no lo ratificaron (Estados Unidos y Australia ni lo firmaron). El PCB entró en vigor en septiembre de 2003.

En la última reunión del PCB (MOP2, 2005), Brasil y Nueva Zelanda bloquearon un consenso para exigir que el etiquetado diga “ contains” a pesar de que existía un mandato para tomar una decisión antes de septiembre 2005. Si MOP3 no hubiese llegado a una decisión sobre este punto, la viabilidad del PCB mismo hubiese estado en entredicho.

“Contain” o “May Contain”: Negociaciones en MOP3

En MOP3, la mayoría de las Partes querían una decisión sobre Art. 18.2 (a) que requiere que se identifique precisamente los OVM en los cargamentos que contienen OVM (AHAP) y que éstos sean sólo OVM que han sido aprobados en el país destino. De esta manera, el peso de la prueba del contenido de los cargamentos recae sobre el exportador y no sobre el importador que, en muchos casos, es un país subdesarrollado sin infraestructura ni mecanismos para monitorear dichos cargamentos. Además, se quería que se estipulara esta información en un documento aparte (“stand alone”) separado de los documentos comerciales estándares. Argumentan que no es suficiente decir “may contain“ ya que no permite rastrear OMGs y atribuir responsabilidades en casos de daños a la salud o al ambiente. Aun si se incluye una lista de los OMG que un cargamento “may contain,” un exportador puede simplemente agregar una lista de todos los OVM conocidos que pudieron estar presentes en un cargamento proveniente del país exportador lo que no da información precisa.

Las negociaciones se centraron en estas dos posiciones: “contain” versus “may contain” (“contiene” versus “puede llegar a contener.”) Para un resumen de los argumentos y el proceso de negociación, véase el CUADRO en archivo adjunto abajo.

La Decisión sobre Art. 18.2 (a)

La decisión adoptada por MOP3 requiere que cargamentos de OVM-AHAP de producción comercial, autorizados de acuerdo con marcos regulatorios nacionales, cumplan con los requisitos del país importador, y que la documentación que acompañe dichos cargamentos diga que los OVM no son para liberación intencional al ambiente e incluye el nombre común, científico y si es disponible, el nombre comercial de los OVM, el evento de transformación y, si es disponible, su código único de identificación. Además la documentación debe estipular:
(1) En aquellos casos en que se conoce la identidad del OVM a través de medios tales como “sistemas de preservación de identidad,” que el cargamento “contains” OVM-AHAP
(2) En aquellos casos en que no se conoce la identidad de OVM a través de medios tales como sistemas de preservación de identidad, que el cargamento “may contain” uno o más OVM - AHAP.
Estos requisitos serán revisados en MOP6 (2012) “con miras a considerar una decisión” que asegure que la documentación diga claramente que el cargamento contiene OVM-AHAP.”

En MOP5 (2010), se evaluará “la experiencia con el uso de documentación” incluyendo la necesidad de un documento aparte ( “stand alone document”.)

Análisis y comentarios

· Ante todo, recordemos que este acuerdo no es sino un requisito mínimo y que cada país puede y debe adoptar medidas más estrictas al nivel nacional. En otras palabras, el hecho de que no se haya logrado adoptar medidas estrictas en MOP3, no significa que no se pueden lograr dichas metas. Sí se puede –si cada país las impone en su legislación nacional. Por tanto, es esencial que en nuestro país (Venezuela) se decrete la prohibición de todos los OMG, sus derivados y productos que los contengan y que se establezca que es la responsabilidad de los exportadores demostrar que sus exportaciones sean libres de transgénicos.
· Es vergonzoso y deshonesto cómo se utiliza el Protocolo de Bioseguridad, no para promover bioseguridad, sino, al contrario, para minimizar los requisitos de bioseguridad. Ciertas delegaciones participaron, no para adelantar el Protocolo y fortalecerlo, sino para debilitarlo, y eso, por una sola razón: facilitar el comercio de los transgénicos. Han triunfado los intereses de la agroindustria en eludir responsabilidades y facilitar el movimiento transfronterizo de OMG, ya que se ha pospuesto durante 6 años la implementación de una normativa internacional que exigiría un etiquetado no ambiguo para todos los cargamentos entre países Partes. Como los principales países exportadores de OMG, EE.UU., Argentina, Canadá y Australia no son Partes, no están obligados a cumplir con este Protocolo pero les interesa que, en el mundo, predomine un ámbito favorable a sus intereses comerciales.
· Brasil, país Parte del Protocolo, ahora es país exportador de OMG y tendrá que invertir en implementar sistemas de preservación de identidad lo que podría aumentar los costos y hace más difícil para ellos competir con los países no-Partes. Sobre este punto, uno de los delegados de Brasil me explicó que Brasil cree que a futuro habrá nuevos productos (¿transgénicos?) que ofrecen valor añadido al productor y por tanto será de su interés preservar su identidad (“pureza.”) Por ende, dijo, es una inversión que traerá beneficios a futuro.
· Como norma mínima, esta decisión puede motivar a que se establezca un sistema global de preservación de identidad, segregación y trazabilidad conducente a reducir la contaminación genética de cultivos y alimentos. Es un pequeño paso hacía establecer que los exportadores son los responsables de asegurar que los países importadores saben cuales OMG están entrando a su país y que no reciben OMG no aprobados en su país. Esto es importante para los países que optan ser libres de OMG.
· El término “sistema de preservación de identidad” no ha sido definido en el texto ni en el Protocolo. En general se entiende que significa segregación, o análisis o una manera para asegurar que se conoce la identidad del cargamento. Una manera de conservar la identidad es la producción por contrato (“contract farming”), procedimiento en el cual una corporación provee las semillas, insumos, supervisa el cultivo y compra la producción a precios preestablecidos. La preservación de identidad podría promover sistemas de producción en que la corporación controla el sistema de producción desde la semilla hasta la cosecha. Adicionalmente, podría fomentar el uso de marcadores genéticos u otros tipos de marcadores nanométricos que podrían introducir nuevos riesgos para la salud y el ambiente. La alternativa, más lógica, sana y que conserve autonomía es prohibir el uso de OMG en la agricultura y alimentación, o, cuando menos, crear regiones libres de OMG y dedicadas a la agricultura ecológica.
· Es importante que el país importador establezca sus requisitos en cuanto a lo que significa “sistema de preservación de identidad,” ya que el exportador podría decir que no está obligado a decir lo que “contiene” un cargamento porque no tiene sistema de preservación de identidad. No se requiere un sistema de preservación de identidad de la producción para saber si un cargamento contiene OMG. Se puede analizarlo. La limitante es la sensibilidad de las técnicas de análisis que impone un umbral por debajo del cual no se puede detectar la presencia de un OMG.
· Es esencial que se exija el uso de un documento aparte para identificar los OMG en cargamentos y asegurar que los manejen de acuerdo con los requisitos nacionales. No es un requisito meramente comercial: se relaciona con riesgos para la biodiversidad, el ambiente y para la salud además de aspectos legales y éticos. Por tanto requiere de un documento separado independiente.

Participación de Venezuela en las Negociaciones sobre Art. 18.2 (a) COP3

La delegación de Venezuela al MOP3 consistió de 3 delegados: dos del MARN (una bióloga y un abogado) y un abogado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Bajo el Presidente Chávez, Venezuela viene ocupando una posición de liderazgo en el escenario político latino-americano. El Presidente promueve, en particular, la soberanía nacional, la reforma agraria y reformas sociales en contra del control corporativo y la globalización; además, el Presidente Chávez se ha pronunciado en contra del uso de los transgénicos. Por esas razones, uno esperaría que esas ideas y liderazgo se reflejaran en las intervenciones y posiciones tomadas por la delegación venezolana. Mientras Paraguay, Perú, México, El Salvador y Nicaragua insistieron en el “may contain” y, esta vez Brasil se mostró dispuesto a renunciar a esta posición, ninguna de las delegaciones Latino-americanas defendió la posición “contain.”

Muchas de las ONGs internacionales que participaron como observadores, quedaron perplejas ante el silencio de Venezuela y su ausencia en la primera reunión del grupo de contacto sobre Art.18.2(a) y me solicitaron averiguar la posición oficial de Venezuela al respecto. El Director de la Oficina de Bioseguridad del MARN, en conversación telefónica con Caracas, afirmó que la posición de Venezuela estaba clara: apoyar etiquetado preciso que diga “contain” y exigir documento aparte. Al día siguiente, una de los representantes de Venezuela sí hizo uso de su derecho a la palabra en el grupo contacto, pero, para asombro de todas las ONGs, lo usó para alinearse con las preocupaciones expresadas por la delegación de Paraguay. Al ser informado al respecto, el Director de la Oficina de Bioseguridad en Caracas compartió nuestra incredulidad. Opinamos que haría falta una declaración gubernamental para aclarar cuál es la posición de Venezuela al respecto. En la sesión plenaria, Venezuela volvió a tomar la palabra pero enfatizó la necesidad de que los países implementen sistemas de preservación de identidad, sin mencionar argumentos de fondo, para exigir el etiquetado “contains.”

La posición del gobierno de Venezuela fue declarada en la Octava Reunión de las Partes (COP8-sus siglas en inglés) del Convenio de Diversidad Biológica (CBD-siglas en inglés) que se realizó durante las dos siguientes semanas, tanto por la delegación venezolana que asistió y por el vice-Ministro del Ambiente, Miguel Rodríguez, en la reunión ministerial del CBD ( Véase reportaje abajo.)

El Convenio de Diversidad Biológica: Octava Conferencia de las Partes (COP8)

El Convenio de Diversidad Biológica (CDB), acordado en 1992 en la Cumbre Tierra en Río de Janeiro, entró en vigor al final del 1993. Hay 188 países Partes del Convenio cuyo objetivo es la conservación de la diversidad biológica, uso sostenible de sus componentes y reparto equitativo de los beneficios del uso de los recursos genéticos.

En el COP8, hubo dos puntos de la agenda que mencionaron específicamente OMG: uno, una propuesta en relación con Artículo 8(j ) sobre el uso de las Tecnologías de Restricción en el Uso de Genes (TRUGs) (lo que incluye las tecnologías “Terminator”) y otro que trataba las recomendaciones del SBSTTA XI (Subsidiary Body on Scientific ,Technical and Technological Affairs) sobre árboles transgénicos.

Las TRUGs: “caso por caso”

El CBD estableció una moratoria de facto sobre TRUGs en su Decisión V/5 sección III, párrafo 23 del CBD (2000) en que se recomienda que las Partes no aprueben el uso de TRUGs ni para uso comercial ni para ensayos de campo. No obstante, al final de enero 2006, en Granada, España, en la 4ª reunión del Grupo de Trabajo (GT) abierto ad hoc sobre Artículo 8(j) y asuntos afines, se propuso un texto para su aprobación en la COP8. En dicho texto, por un lado se reafirmaría la decisión anterior (la moratoria) pero, por otro lado, promovería estudios sobre los impactos potenciales de los TRUGs basándose en una evaluación de riesgos “caso por caso.”

Al introducir la frase “caso por caso,” se abriría la puerta al uso de TRUGS en “algunos casos.” Esto rompería la moratoria ya que se podría permitir liberaciones al ambiente de este tipo de OMG en ciertos “casos” – cuyos criterios serian abiertos a la interpretación.

El texto fue promovido por Australia, apoyado por Canadá y Nueva Zelanda. El borrador de Decisión presentado a la COP8 consistía, en párrafos 1-6, del texto propuesto por este GT y en párrafos 7-11, de las recomendaciones del SBSTTA XI / 11. El párrafo 2(b) contenía esta calificación: “caso por caso.”
El día pautado para discutir este tema, ONGs locales e internacionales se manifestaron en contra de las TRUGs de manera de captar la atención de los delgados al llegar a la COP8. Llevaron carteles en defensa del derecho del agricultor a guardar semillas y de la soberanía alimentaria y contra las semillas “suicidas” u “homicidas”. Más tarde, un grupo de mujeres de Vía Campesina, se desfiló en silencio en la sala de la Conferencia, llevando velas y carteles en contra del los TRUGs. El Presidente de la Sesión, Matthew Jebb (Irlanda) dijo comprender esta expresión de sus sentimientos que, estaba seguro, muchos de los presentes compartían. Con aplausos, las mujeres salieron de la sala, cantando.

Las TRUGs y sus Actores: la Moratoria reafirmada

El delegado de Malasia, en nombre del G77 y China (grupo de países que incluye a Venezuela) abrió el debate señalando que las TRUGs podrían introducir múltiples riesgos para los agricultores, los pueblos indígenas, la biodiversidad y la seguridad alimentaria y, especialmente, en lo relacionado con prácticas tradicionales de guardar semillas. Señaló que esto constituiría una amenaza irreparable para los 1.4 mil millones de personas del mundo que dependen de guardar semillas para su producción y, de hecho, para su propia supervivencia. Dijo que el párrafo 2(b) seria “claramente inaceptable” y debería eliminarse. “En resumen,” dijo “paragraph 2(b) is not 'to be´” (párrafo 2(b) no ha de ser.)

El Presidente Jebb, consciente de que la mayoría de los países estaban de acuerdo con esta postura, recortó la discusión y preguntó si había Partes a favor del párrafo 2 (b). Australia, Nueva Zelanda y Suiza favorecían retener ese párrafo. (Canadá también la apoya y trató de derrotar la moratoria en una reunión del SBSTTA en 2005.)

Jebb luego invitó a los observadores a favor de eliminar el párrafo 2 (b) a manifestar sus argumentos. Representantes del Instituto Internacional de Recursos Filogenéticos (IPGRI, sus siglas en inglés), de grupos indígenas, de una comunidad agrícola de Perú, de la ONG ETC y Campaña “Ban Terminator” y un representante del grupo de jóvenes (“youth caucus” – jóvenes de varios países, representantes de la generación del futuro) declamaron fuertemente contra esas tecnologías. En particular, la súplica de la representante de la juventud tocó las corazones de (casi) todos cuando dijo: “No podemos entender por qué, un Convenio, cuyo objetivo es proteger la Biodiversidad, puede por un momento siquiera considerar permitir probar una tecnología que por definición procura hacer lo opuesto. El objetivo de TRUGs es prevenir que un organismo se reproduzca. Esto contradice directamente los objetivos de la CDB. No hay evidencia científica de que la introducción de esa tecnología en un ecosistema dinámico vivo pudiese ser inocua, mas los potenciales impactos negativos sociales sobre la humanidad son espantosos. El futuro es nuestro, y rehusamos aceptar esos riesgos. Respondimos, no usando nuestras billeteras ni avaricia económica miópica, pero más bien con nuestras mentes, lógica y nuestras corazones.”

El Presidente Jebb dio la palabra a los observadores a favor de incluir párrafo 2(b) y los siguientes lo defendieron: The Foundation for Public Research and Regulation (PRRI – Fundación para la Investigación Pública y Regulación), los Estados Unidos (no es Parte ni firmó el CDB) y el sector industrial. Luego, Jebb invitó a los que querían incluir el párrafo 2(b) a hacer una consulta informal y regresar con una propuesta.

A la hora pautada la siguiente mañana, esos países no llegaron con una propuesta y el Presidente Jebb, habiendo consultado previamente con algunos otros países, prosiguió a proponer eliminar los primeros 6 párrafos notando que provenían sólo de un Grupo de Trabajo ad hoc, y aprobar solamente la parte propuesta por SBSTTA. En adición, incluyó texto para asegurar que cualquier investigación futura sobre los impactos de TRUGs incluyendo los impactos ecológicos, sociales, culturales en particular sobre comunidades indígenas y locales, fuera dentro del mandato de la Decisión V/5, (prohibiendo el uso de las TRUGs). No hubo objeciones y se aprobó rápidamente, a sorpresa, alivio y alegría de la mayoría de los presentes.

Así, la moratoria de facto ha sido claramente reafirmada. No obstante, podemos esperar a futuro que el tema de TRUGs recurra en el CDB ya que la industria que las promueve volverá a intentar de usarlas.

Ärboles Transgénicos: la propuesta

El punto 26.1 del Agenda del COP8 sobre Diversidad Biológica Forestal trató de las recomendaciones del SBSTTA XI (Subsidiary Body on Scientific, Technical and Technological Affairs) para la COP 8 sobre árboles transgénicos. SBSTTA alertó sobre los impactos potenciales de árboles manipulados genéticamente (MG) sobre la diversidad biológica de los bosques. Las ONGs hicieron una campaña de información durante la conferencia distribuyendo información y conversando con los delegados haciendo un llamado para que se propusiera una prohibición global de árboles transgénicos.

El polen de los árboles puede dispersarse más de mil kilómetros de manera que árboles transgénicos pueden tener impactos transfronterizos más allá de la jurisdicción nacional, lo que significa que es un problema global. Dada la longevidad de los árboles, esos impactos serán de muy largo plazo. Además. Su liberación al ambiente agravaría los impactos de plantaciones monocultivo de árboles y constituiría una grave amenaza a la diversidad biológica forestal.

Árboles Transgénicos: Contribución de Venezuela y Resultados

En la primera discusión, Irán propuso que se prohibiera liberar árboles transgénicos al ambiente y Liberia, una moratoria hasta que SBSTTA emita un informe al respecto. No obstante, en la segunda ronda, Corea señaló que el informe del Presidente sobre la primera ronda de discusiones, no incluía estas propuestas y apoyó la propuesta de Liberia. Así mismo St. Lucia. Venezuela propuso, además, que se prohibiera la liberación al ambiente de árboles transgénicos “hasta que se haya demostrado su inocuidad para la salud y el ambiente.” El Presidente Jebb, convocó a aquellos países opuestos a la moratoria (Brasil, Canadá, Australia) a discutir el punto y ponerse de acuerdo con los proponentes sobre un texto. Así fue que Brasil, Canadá, Australia, la Unión Europea, Venezuela, Corea, St. Lucia y Etiopía por el grupo africano, (ya que Liberia no estaba presente) acordaron, después de varios intentos, un borrador de texto que pospondría la decisión hasta la próxima COP9 después de que el SBSTTA haya evaluado los impactos. Cuando se llevó esta propuesta al auditorio, Canadá dijo no estar de acuerdo, lo que suscito fuertes comentarios porque había participado en la redacción de dicha propuesta. Otra vez, Jebb mandó a que se reuniera para lograr un consenso, pero el delegado de St. Lucia ya se había excusado por razones de salud y observamos que esta vez, Venezuela no acudió al llamado.

La decisión que se adoptó reconoce “las incertidumbres relacionadas con los impactos potenciales ambientales y socio-económicos, incluyendo los impactos transfronterizos a largo plazo de árboles modificados genéticamente sobre la diversidad biológica forestal global, así como sobre el sustento de comunidades indígenas y locales, y, dada la ausencia de datos confiables sobre esos impactos y la capacidad en algunos países para realizar evaluaciones de riesgo y evaluar esos impactos potenciales, recomienda a las Partes que adopten un enfoque precautorio en asuntos relacionados con árboles modificados genéticamente.” Además, se encarga al SBSTTA de evaluar dichos impactos e informar a la próxima reunión de las Partes (COP9.) Se invita a los gobiernos, a las ONGs y otros a enviar al Secretariado, sus opiniones e información relevante para su inclusión en la evaluación de riesgo.

Árboles Transgénicos: Comentarios sobre la Decisión

St. Lucia, Venezuela y África sostuvieron que la ausencia de capacidad para evaluar riesgos no era relevante para aplicar el Principio de Precaución. Además, esos países y Corea señalaron que una moratoria no era sino una implementación del Principio de Precaución y que no había necesidad de esperar el resultado de una evaluación del SBSTTA para aplicarlo. Sin embargo, dado que Canadá y Australia no quisieron ninguna discusión futura, el hecho de que se llevaran al COP9 los resultados del estudio del SBSTTA sobre los riesgos de árboles transgénicos, constituye un adelanto en la campaña contra la siembra de árboles transgénicos. Se reconoce que el tema de los árboles transgénicos es un problema global y se lo coloca en la agenda del COP9. Esto ayudaría a los gobiernos, a las ONGs y a los científicos en su campaña para prohibir árboles transgénicos

La Participación de Venezuela relacionada con OMG en COP 8

Se limita a reportar sobre lo relacionado con transgénicos: el discurso ministerial y la participación de Venezuela en las negociaciones sobre las TRUGS y los árboles transgénicos, dos sub-puntos de los más de 20 diversos temas que se discutieron en COP8.

Venezuela participó en COP8 con 5 delegados: 2 del MARN y 3 del Ministerio de Relaciones Exteriores, de los cuales sólo uno, del MARN, es científico (biólogo). Durante la COP8 se realizó una conferencia ministerial en que el Vice-Ministro del MARN, Miguel Rodríguez se refirió a lo prioritario del tema de la seguridad alimentaria basada en la conservación y uso sustentable de la biodiversidad biológica, especialmente la agrícola, razón por la cual “el gobierno tiene una posición firme en contra de los transgénicos.”

Venezuela había preparado un pronunciamiento contra las TRUGs, enfatizando que el país “otorga prioridad número 1 al tema de la seguridad alimentaria que incluye la biodiversidad agrícola y observa cautelosamente el uso de biotecnologías” y expresó su “rotunda negación” de las TRUGs afirmando que la propuesta (“caso por caso”) respondía a los “intereses de las empresas multinacionales de las semillas” diciendo que querían quebrantar la moratoria sobre las TRUGs y que esto estaría en contra del espíritu de la CBD.

En cambio, la propuesta de la moratoria sobre el uso de árboles transgénicos surgió durante la conferencia, gracias a una iniciativa de Irán y Liberia (apoyada por el grupo de África)) de proponer una moratoria sobre su uso. Por tanto, no estaba estipulada en la agenda previa y por tanto, la delegación venezolana no se había preparado para abordar el tema. No obstante, dado que Venezuela se había manifestado en contra del uso de los OMG, lógicamente y moralmente Venezuela tenía que apoyar la propuesta de moratoria y así hizo. Esto entró en conflicto con los “gigantes” Canadá y Australia, y se encontró en la situación de tener que negociar directamente con esos países ya que el Presidente del Grupo de Trabajo, Jebb, los convoco para redactar un texto de consenso.

En estos grupos informales “amigos del Presidente”, no hay interpretación simultánea y la discusión y redacción de texto es todo en inglés. El problema que se presentó fue que los delegados venezolanos asignados a este Grupo de Trabajo, todos del Ministerio de Relaciones Exteriores, no tenían el conocimiento científico, dominio del inglés suficiente ni la preparación en esta materia específica para poder argumentar su caso contra esos países. (Hay que recordar que el Convenio aborda muchos temas.) El único científico de la delegación estaba participando en la sesión paralela del otro Grupo de Trabajo y tuvo que abandonar esa sesión para asesorar a sus colegas y, con África, St. Lucia y Corea defender la moratoria en las negociaciones. No obstante, como señalamos arriba, observamos que Venezuela no acudió al segundo llamado.

Observaciones y Reflexiones Generales

· En esas reuniones, para poder cubrir la agenda en tan corto tiempo, se reparten todos los ítems de la agenda para ser discutidos en dos Grupos de Trabajo (Working Groups) que trabajan en paralelo. Además, el Presidente de estos Grupos de Trabajo suele convocar a uno o hasta más grupos de contacto o “amigos del Presidente” para trabajar en paralelo a esos grupos. Esto significa que un país necesita costear la preparación y participación de un suficiente número de delegados para cubrir sesiones simultáneas. Las ONGs generalmente se profundizan en áreas específicas y se limitan a cubrir esos temas.
· Los puntos más polémicos se discuten en inglés en esos grupos de contacto paralelos sin traducción simultánea. El objetivo de las negociaciones es llegar a un acuerdo expresado en un lenguaje apropiado que sea aceptable para todos, lo que requiere un dominio de las sutilezas de la lengua inglesa. Esto constituye una barrera a la participación de muchos países y consolida una ventaja de los países de habla inglesa.
· La preparación previa es esencial y hace falta, además, hacer un seguimiento continuo de los temas.
· Observé que las motivaciones de una minoría de países no era promover la bioseguridad ni la conservación de la biodiversidad, sino utilizar su membresía para favorecer intereses comerciales al costo de la salud y del ambiente. Opino que la toma de decisiones por consenso conlleva a seguir debilitando estos convenios. Por tanto, los países tienen que implementar sus moratorias y normativas y no esperar que lo decidan 188 países.
· Se pudo comprobar que algunos de los delegados no representaron fielmente la posición oficial de sus gobiernos (como en los casos de las intervenciones de Nueva Zelanda y de Venezuela sobre el Artículo 18.2 (a)). Es muy probable que, si no fuera por la presencia de ONGs de la social civil organizada (y no las creadas por intereses privados para promover sus intereses comerciales), estos hechos no se hubieran conocido fuera de sala de la reunión. De allí, la importancia de la participación de esas ONGs en dichos eventos. Esto requiere apoyo financiero. Se conocen casos en que los gobiernos han incluido a un representante de una ONG en su delegación oficial, pero opino que lo más conveniente es que los gobiernos financien la participación de ONGs de la sociedad civil con trayectoria en los temas a discutir, como observadores independientes a estos eventos. Muchas veces las ONGs manejan más información técnica especializada y actualizada que los mismos delegados ya que tiendan a profundizarse en temas específicas. Por ende, las ONGs constituyen una fuente importante de información para los delegados.

Mientras tanto, en Curitiba, Syngenta es multada.

· El Gobernador del Estado de Paraná, en sus discursos de bienvenida a los delegados del MOP3 justificó su posición anti-OMG y se jactó de que el estado de Paraná no permite que granos transgénicos pasen por las instalaciones de su moderno Puerto de Paraguaná.
· Durante la realización del MOP3, 800 manifestantes, incluyendo representantes de la ONG Vía Campesina, ocuparon terrenos donde la corporación transnacional Syngenta Seeds Ltda. tenía una siembra experimental de semillas de soya transgénica. En respuesta a la denuncia, la Superintendencia del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y Recursos Naturales (IBAMA) en Paraná, impuso una multa de un un millón de reales (R$- aproximadamente medio millón de dólares) a la empresa y embargó la siembra.


Foto:# 1263 Lorna Haynes ( con el letrero "prestar contas") el ultimo dia del MOP3, en una protesta de ONG contra posición de Mexico, Paraguay y Perú sobre Art. 18.2 (a)


Archivos Relacionados:
Negociando_ la_ bioseguridad.doc

 

Imagenes Relacionadas:
Lorna_IMG_1263.JPG