¿Que es RAP-AL?
Links
Publicaciones
Plaguicidas
Transgénicos
Campañas
Seminarios
Noticias
Base de datos
Alternativas
 
Cumplan la promesa: Eliminen los COPs
Revista Enlace
No a las fumigaciones del plan Colombia
DIA INTERNACIONAL DEL NO USO DE PLAGUICIDAS
Descarga Afiche

Descarga Afiche
Transgénicos | TRANSGÉNICOS AL DIA | Artículos | Comunicados

Share |
Transgénicos
Transgenicos al día: Transgénicos en el mundo

Noticias publicadas en la revista ENLACE Nº 84-85 / Junio 2009.

Transgénicos

Unión Europea: Autoridades deben revelar dónde hay transgénicos
Una resolución de la Corte Europea de Justicia dictaminó que los estados miembros de la Unión no pueden mantener en secreto los lugares en los que se experimenta al aire libre con organismos genéticamente modificados, incluso si esa información genera preocupación pública.
“La información relativa a la ubicación de los sitios no puede mantenerse como confidencial” y las consideraciones relativas al orden público “no pueden constituir una razón suficiente como para restringir el acceso a la información”, decidió la Corte.
Este dictamen sienta jurisprudencia a nivel internacional sobre un tema polémico y de suma importancia para las organizaciones ambientalistas y ciudadanas en general.
La Corte emitió este pronunciamiento en febrero de 2009 en relación a un caso denunciado en 2004, cuando el ciudadano francés Pierre Azelvander preguntó a las autoridades locales de la provincia de Alsacia, en la que reside, dónde fueron liberados organismos modificados genéticamente en esa zona. Las autoridades se negaron a responder, argumentando que esa información podría poner en riesgo a los granjeros involucrados frente a opositores a esos experimentos. Azelvander apeló entonces a una corte francesa, que a su vez derivó el caso a la Corte Europea.
La Corte decidió que aunque las leyes de la Unión Europea permiten a las autoridades locales mantener en secreto algunos aspectos relacionados con los transgénicos como detalles comerciales, esa protección no se extiende a las localizaciones en que son liberados.

Fuente: www.milenio.com/forward/168554 17 de febrero de 2009.

……………………….

Difícil situación de Monsanto en Alemania
Los apicultores alemanes ya han perdido 300 millones de abejas solamente por el uso del plaguicida cothiniadin, y siguen siendo afectados. Por eso se aliaron a productores orgánicos, a activistas anticapitalistas y políticos conservadores, y están haciendo pasar muy malos ratos a la transnacional Monsanto, líder del mercado global de los plaguicidas y transgénicos. Esta compañía produce la única planta transgénica aprobada para uso en la agricultura comercial en Alemania. Es el maíz MON 810, destinado al consumo animal, que produce una toxina insecticida para matar a sus supuestos enemigos. El problema es que este maíz, que fue rechazado en Francia, contaminó plantas no transgénicas y las abejas han recolectado polen de estas especies, lo que ha dado por resultado la contaminación de la miel y la muerte masiva de abejas, dejando en la ruina a los productores. Actualmente hay juicios contra Monsanto en al menos tres tribunales alemanes. También hay grupos espontáneos, liderados por el activista y apicultor Michael Grolm, que realizan “liberaciones del campo”. Es decir, ambientalistas y agricultores de distintas ciudades y localidades alemanas se ponen de acuerdo vía internet para concentrarse en lugares donde hay cultivos de MON 810 o plantaciones transgénicas de experimentación, y simplemente arrancan las plantas modificadas genéticamente.
Estas acciones son filmadas y luego difundidas por internet en sitios como www.cinerebelde.org
Esto llevó a la Universidad Nürtingen-Geislingen de Economía y Medio Ambiente a cercar sus pruebas de campo de maíz transgénico, después de una destrucción de su cultivo. En tanto, otras instituciones, como el Instituto Max Planck de Fisiología Molecular Vegetal, con sede en Potsdam, cerca de Berlín, y el Instituto Leibniz de Genética Vegetal, en Gatersleben, en la región central de Alemania, no se están arriesgando a hacer pruebas de campo por el momento. De las 39 pruebas de campo registradas en 2008 por la Oficina Federal de Protección al Consumidor y Seguridad de los Alimentos, este año sólo queda una.
Por otra parte, el parlamento en Berlín forzó a Monsanto a entrar en una estructura legal estricta y limitó su libertad de movimiento.
La ministra de Agricultura y Protección del Consumidor de Alemania, Ilse Aigner, declaró recientemente en el diario “Berliner Zeitung” que se estudia prohibir el maíz transgénico de Monsanto. Dijo que la ingeniería genética agrícola “hasta el momento no produce beneficios tangibles para las personas”, que los consumidores son contrarios a las plantas transgénicas y que los productores agrícolas tampoco las quieren. Además, agregó que los cultivos de MON 810 también matan insectos benéficos.

Fuente: Der Spiegel, marzo 2009. Información enviada por Jaime Weber, de CAPA (RAP-Brasil).
……….

México: Contradicciones frente al maíz transgénico
El Distrito Federal, donde se encuentra la capital de México, se convirtió en el primer estado del país en mostrarse contrario al uso del maíz transgénico. “Para proteger el cultivo de las razas de maíz y la agricultura ecológica y orgánica, se evitará el uso de semilla transgénica y se establecerá un área geográfica libre de maíz genéticamente modificado”, indicó el gobierno local en un comunicado emitido en febrero de 2009.
La medida se plasmó en la Declaración de Protección de las Razas de Maíz del Altiplano de México, cultivadas y producidas en el Distrito Federal, y le seguirá la elaboración de un programa de protección a las razas locales de maíz.
“Somos el primer gobierno del país que lo hace, porque evidentemente en todo esto se afectan intereses. Si no, ya se habría hecho en todos lados”, dijo el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard. El alcalde señaló que la decisión se tomó considerando estudios de especialistas en organismos genéticamente modificados, que ven en ellos riesgos para la salud y el medio ambiente.
Muy distinta es la actitud del gobierno federal de Felipe Calderón, que eliminó el Régimen de Protección Especial al Maíz, ignorando a la opinión pública, los estudios científicos y la existencia de experiencias negativas en otras naciones. Mediante un decreto que introduce diversos cambios en el Reglamento de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, se permitieron las siembras experimentales de maíz transgénico en México y se eliminó la obligatoriedad de medidas que tenían la finalidad de proteger las variedades de este grano en su centro de origen, como también contener y remediar la actual contaminación de maíz transgénico en cultivos de maíz convencional detectados en territorio mexicano a partir del año 2001 (Oaxaca, Tamaulipas, Puebla, dos delegaciones de Ciudad de México, Sinaloa, Veracruz y Valle de Cuauhtémoc, en Chihuahua). Esto, “además de evidenciar la complicidad de las autoridades federales con las empresas que han contaminado nuestro campo mexicano, demuestra la incapacidad de las autoridades para hacer frente a la liberación al medio ambiente de variedades de maíz transgénicas”, señaló Aleira Lara, coordinadora de la campaña de agricultura sustentable de Greenpeace - México.
El decreto gubernamental pasa por alto las 16 mil 139 peticiones de mexicanos que desde abril de 2008 exigen a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y al Jefe del Ejecutivo que protejan el maíz y eviten que empresas extranjeras conviertan el cultivo de este importante grano en un monopolio en manos de las transnacionales.

Fuentes: RALLT. EFE, México, 25 de febrero de 2009. Greenpeace México www.greenpeace.org.mx
…………..

Amenaza a la fertilidad
Un estudio hecho público por el gobierno de Austria identifica graves amenazas para la salud por consumo de alimentos a base de organismos genéticamente modificados. Este es uno de los escasos experimentos que se han realizado sobre los efectos de largo plazo de los transgénicos en la alimentación.
El estudio, patrocinado por los Ministerios de Agricultura y Sanidad de Austria, concluye que la fertilidad de ratones que fueron alimentados con maíz modificado genéticamente se vio seriamente dañada, con una descendencia menor que la de los ratones alimentados con maíz convencional.
El doctor Jürgen Zentek, profesor de Medicina Veterinaria en la Universidad de Viena y coordinador del estudio, resumió los hallazgos. Los ratones alimentados con maíz transgénico tuvieron menos descendencia en la tercera y cuarta generación. Estas diferencias fueron estadísticamente significativas en relación con los ratones alimentados con maíz no transgénico, que se reprodujeron en forma más eficiente. Este efecto se puede atribuir a las diferencias en la alimentación.
Los investigadores austriacos llevaron a cabo varios ensayos de alimentación a largo plazo durante 20 semanas. Uno de estos estudios consistió en una Evaluación de la Reproducción mediante Cría Continua (RACB, por sus siglas en inglés), en el que la misma generación de padres tuvo varias camadas de ratones. Un grupo de los progenitores fueron alimentados con una dieta que incluía 33 por ciento de una variedad de maíz transgénico (NK 603 x MON 810), y otro grupo con un maíz parecido, pero no transgénico. Se encontró que la reducción en el tamaño de la camada y su peso eran estadísticamente significativos en la tercera y cuarta generación en los ratones alimentados con transgénicos en comparación con el grupo control.
La variedad de maíz transgénico utilizada, propiedad de la multinacional Monsanto, es tolerante a un herbicida y resistente a algunos insectos. Ha sido aprobada para su cultivo en varios países, como Estados Unidos y Argentina, y en la Unión Europea [1] está aprobada para uso en alimentación humana y animal. Estos ensayos tienen, además, el grave riesgo de contaminar los cultivos de maíz destinados a la alimentación. La variedad NK 603 x MON 810 es un híbrido de dos variedades transgénicas.

[1] En 2005, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas en inglés) dio luz verde a este maíz. Sin realizar ningún estudio independiente, basándose sólo en los datos de Monsanto, la EFSA afirmó “se considera improbable que el maíz NK603 x MON810 tenga algún efecto adverso en la salud humana y animal”. Esto es un claro ejemplo de que el modelo de evaluación de riesgos de los cultivos transgénicos es defectuoso y está mal diseñado.

Más información: Veterinary University of Vienna, Institute for Nutrition. Prof. Dr. Jürgen Zentek: -3000 Email Juergen.Zentek@vu-wien.ac.at.
…………….

América Latina: La transgénesis de un continente
El libro América Latina: La transgénesis de un continente. Visión crítica de una expansión descontrolada, de RALLT et al, surgió del seminario denominado “Situación de los Transgénicos en América Latina”. Este evento fue organizado por la Red por una América Latina Libre de Transgénicos (RALLT), en el contexto del evento Planet Diversity y de la IV Reunión de las Partes del Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología, realizados en Bonn, Alemania, en mayo de 2008.
La edición estuvo a cargo de Elizabeth Bravo, coordinadora de la RALLT, y Miguel Altieri, de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología (SOCLA), con la participación de Georgina Catacora, de la Fundación Tierra Viva de Bolivia; María Isabel Cárcamo, de RAP-AL Uruguay, y María Isabel Manzur, de Fundación Sociedades Sustentables de Chile.

La versión digital de este documento está disponible en el sitio web de las organizaciones participantes (www.rapal.org).
……………

El Salvador cultivará maíz transgénico

Será el segundo país centroamericano, después de Honduras, que plantará semillas transgénicas de Monsanto. Esta transnacional espera que El Salvador sea una puerta de entrada para otros países de Centroamérica, como Guatemala.
En tierra salvadoreña se experimentará con tres variedades genéticamente modificadas: una combinación de maíz Yieldgard y Roundup, maíz Roundup Ready y maíz Herculex 1 en sitios de Santa Cruz Porrillo, Izalco y San Andrés, respectivamente.
De acuerdo con una denuncia de la Red de Transgénicos, Monsanto fue una de las principales empresas interesadas en introducir organismos genéticamente modificados y cambiar el marco regulatorio en El Salvador, ya que la transnacional agroquímica está directamente vinculada con la compra de la Empresa Semillas Cristiani Burkard por un costo de $135 millones de dólares con la cual controlará el 70 por ciento del mercado salvadoreño y centroamericano en venta de semillas e insumos agrícolas.
Los partidos ARENA, PCD y PCN le facilitaron el camino a Monsanto al eliminar el artículo Nº 30 de la Ley de Semillas, permitiendo la utilización de semillas genéticamente modificadas o transgénicas, “a pesar que se han demostrado problemas para la biodiversidad debido a los peligros por contaminación genética de los cultivos nativos y daños a la salud”.
A juicio de las y los representantes de la Red, entre ellos el Centro para la Defensa del Consumidor, el gobierno no está cumpliendo con su responsabilidad de protección y conservación del medio ambiente, tomando como base el principio de precaución y el Convenio de Diversidad Biológica.
“El gobierno da este paso sin contar con una política y una Ley de Bioseguridad, tal como lo determina el marco regulatorio internacional a través del Protocolo de Cartagena”, señalaron miembros de la Red, al mismo tiempo que recordaron que en el año 2004 presentaron un anteproyecto de la ley, que aún no ha sido aprobado en la Asamblea Legislativa. En ese sentido, demandan que se desarrolle e implemente urgentemente un programa nacional de información sobre los riesgos que se pueden ocasionar al consumir, comprar y producir organismos transgénicos.

Fuentes: Red Transgénicos, RALLT.