¿Que es RAP-AL?
Links
Publicaciones
Plaguicidas
Transgénicos
Campañas
Seminarios
Noticias
Base de datos
Alternativas
 
Cumplan la promesa: Eliminen los COPs
Revista Enlace
No a las fumigaciones del plan Colombia
DIA INTERNACIONAL DEL NO USO DE PLAGUICIDAS
Descarga Afiche

Descarga Afiche
Plaguicidas | Clasif. Toxicológica | Clasif. por daño | Efectos | Convenios Internacionales | Artículos | Comunicados

Share |
Plaguicidas

Informe Global de los Impactos en la Salud por el Uso de Plaguicidas en la Agricultura

(21/06/2010)

El informe presenta los resultados de una amplia encuesta acerca de cómo los plaguicidas son usados por las comunidades en el campo en todo el mundo. Este informe indica que diariamente se usan plaguicidas peligrosos en condiciones inseguras, y apoya el llamado a las agencias internacionales para acciones más enérgicas sobre los peligros de los plaguicidas. Pone de manifiesto la necesidad urgente de apoyar políticas y entregar recursos a favor de los enfoques agroecológicos relacionados con la producción de alimentos, de forraje y de fibra.

Los grupos miembros de la Red de Acción de Plaguicidas en África, Asia y América Latina llevaron a cabo encuestas en 21 áreas de 13 países, usando métodos de monitoreo de base. Los grupos miembros de la Red de Acción de Plaguicidas PAN (por sus siglas en Inglés) de los Estados Unidos hicieron monitoreo del aire para detectar la presencia de plaguicidas. El material presentado por África, Asia y América Latina está basado en entrevistas a 2.220 mujeres y hombres de comunidades agrícolas, trabajadores agrícolas y de comunidades rurales afectados por la deriva causada por la aplicación de plaguicidas. Las encuestas identificaron señales y síntomas comunes de intoxicaciones por plaguicidas en diversos cultivos. En los casos con resultados concordantes que permitieron el análisis, de 1.934 encuestados en África, Asia y Argentina, y partes de Bolivia, la encuesta encontró que alrededor de la mitad de los que estuvieron expuestos a plaguicidas – entre 47-59% – sufren de dolores de cabeza después de las aplicaciones, a menudo severos y algunas veces crónicos. En África y Asia y partes de Bolivia 34-39% sufren de mareos, 31% de visión borrosa y 28% de sudor excesivo, mientras que en Argentina el número de afectados que sufren estos síntomas está entre 21-22%. En Bolivia igualmente se encontraron problemas como mareos, náuseas, vómitos y diarreas. Muchas de las personas expuestas a plaguicidas sufren de náusea, diarrea, insomnio, sarpullidos, temblores de las manos, salivación excesiva, tambaleo, pupilas pequeñas, arritmia cardiaca y convulsiones.

La capacidad de las personas que aplican los plaguicidas en los países del sur de protegerse a sí mismos es extremadamente limitada. La encuesta muestra que ninguno de los entrevistados llevaba equipo personal de protección que cumpla las normas de un país industrializado; y la mayoría no podía ni encontrar ni afrontar los costos de un equipo básico de protección. En muchos casos ni siquiera se ponen camisas de manga larga o pantalones largos. Las precauciones básicas para la utilización de material peligroso no puede ser fácilmente implementada: carencia de almacenamiento seguro; ausencia de facilidades para devolver o reciclar los envases vacíos de plaguicidas; la conciencia del peligro es baja por que no hay información ni capacitación disponibles.

El Código Internacional de Conducta para la Distribución y Utilización de Plaguicidas fue adoptado en 1985, enmendado en 1989 y revisado completamente en el 2002. El Código estableció los criterios para las leyes nacionales, y la mayoría de los países tienen legislación establecida. Pero a pesar de 25 años de acción, los problemas de intoxicación por plaguicidas continúan. Al mismo tiempo, el uso global de los plaguicidas está aumentando, llegando a ventas récord de sobre los US$40 billones de dólares, y las ventas han crecido principalmente en países en vías de desarrollo del Asia y América Latina.

Las medidas internacionales para eliminar los ingredientes activos de los plaguicidas peligrosos adopta el enfoque de ‘caso a caso’, o ‘químico a químico’, incluyendo los incidentes de intoxicaciones específicos bajo el ámbito de la Convención de Rotterdam. Actualmente, organismos internacionales están exigiendo una estrategia más exhaustiva para la reducción de los riesgos asociados al uso de los plaguicidas, incluyendo la prohibición progresiva de los plaguicidas altamente tóxicos. A través de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Panel de Expertos en el Manejo de Plaguicidas identificó criterios para clasificar a los plaguicidas altamente peligrosos. Sin embargo, se omitieron algunos criterios importantes, y la Red de Acción de Plaguicidas ha desarrollado criterios más exhaustivos con una lista de los plaguicidas altamente peligrosos (HHPs, por su sigla en inglés). La encuesta muestra el grado de uso de estos plaguicidas (HHPs): en Asia la lista abarca 82 de los 150 ingredientes activos usados por los productores encuestados, y siete de los 10 plaguicidas más usados.

Este informe hace recomendaciones para apoyar la acción renovada y enérgica sobre los peligros de los plaguicidas y los plaguicidas peligrosos. La adopción de un enfoque de salud pública que elimine los plaguicidas sobre la base de sus propiedades intrínsecamente peligrosas requiere un cambio importante en las estrategias nacionales e internacionales. Pero el enfoque actual de retrazar la acción hasta que las pruebas sobre los impactos en la salud o el ambiente se vuelvan evidentes pone una carga enorme e injusta en los usuarios de los plaguicidas, en los trabajadores agrícolas y las comunidades rurales, particularmente en los países en vías de desarrollo. Además causa daños ambientales y conlleva costos económicos. El informe exige una mayor inversión y políticas de apoyo para los enfoques agroecológicos en la producción de alimentos, forraje y fibra. Las recomendaciones apoyan la prohibición progresiva de los plaguicidas altamente peligrosos, junto con una mayor inversión en infraestructura rural y estrategias de capacitación para reducir el uso de los plaguicidas peligrosos, los riesgos y la dependencia.

PAN INTERNACIONAL, junio de 2010.