¿Que es RAP-AL?
Links
Publicaciones
Plaguicidas
Transgénicos
Campañas
Seminarios
Noticias
Base de datos
Alternativas
 
Cumplan la promesa: Eliminen los COPs
Revista Enlace
No a las fumigaciones del plan Colombia
DIA INTERNACIONAL DEL NO USO DE PLAGUICIDAS
Descarga Afiche

Descarga Afiche
Plaguicidas | Clasif. Toxicológica | Clasif. por daño | Efectos | Convenios Internacionales | Artículos | Comunicados

Share |
Plaguicidas

Convenio de los Contaminantes Orgánicos Persistentes COPs

Los COPs representan un problema global que exige la cooperación internacional para su eliminación pues se trata de sustancias tóxicos, persistentes, que se bioacumulan y biomagnifican en las cadenas alimentarias, por lo que pueden recorrer grandes distancias y acabar afectando a las nuevas generaciones desde la concepción y contaminando la leche materna.

De los 12 COPs seleccionados por Naciones Unidas como prioritarios en la negociación del Convenio sólo se ha logrado el consenso para la eliminación sin excepciones de los plaguicidas organoclorados aldrín, endrín y toxafeno; quedando por definir si la eliminación va a contar con excepciones para usos y países específicos en los casos del clordano, mirex, BHC y DDT. Al igual que está por definirse si se considerarán también excepciones en los policlorobifenilos (PCB) usados principalmente en los transformadores eléctricos; y en las dioxinas y furanos, producidos de manera no intencionada en la combustión de procesos clorados en diversos procesos industriales.

Primera Conferencia de las Partes del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs)

Punta del Este, Uruguay, 2 al 6 de mayo de 2005. Los gobiernos se reunieron para liberar al mundo de los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs) a través del Convenio de Estocolmo. Pasadas algunas décadas desde que los científicos confirmaran por primera vez que ciertos productos químicos -la mayoría de ellos, plaguicidas clorados- afectan gravemente la salud de las personas para luego desplazarse alrededor del mundo- se realiza la Primera Conferencia de los países Partes del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, COPs. Entre el 2 y el 6 de mayo, en Punta del Este, Uruguay, los países partícipes del Convenio se reunieron para debatir como implementar el Convenio. Aunque hubo posiciones divergentes, al final se logró asegurar que los esfuerzos globales avancen efectivamente de una manera firme y decidida con el fin de reducir y eliminar una lista de productos químicos altamente peligrosos.

"Esta conferencia sobre el Convenio de Estocolmo ha brindado una lección ejemplar sobre como los países pueden trabajar conjuntamente a través de las Naciones Unidas para encontrar soluciones mundiales a problemas mundiales", afirmó el Dr. Klaus Toepfer, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

"Defensores comprometidos de la "Red Internacional para la Eliminación de COPs " (IPEN por sus siglas en inglés) y otros grupos no gubernamentales han jugado un papel central al enfocar la atención de los gobiernos y del público en general en la necesidad de encarar los COPs. Los gobiernos deben hacer su contribución reduciendo rápidamente los riesgos que los productos químicos tóxicos de vida larga y los plaguicidas puedan presentar al medio ambiente y a la salud humana, no solamente a los pueblos Inuit del ártico, sino también a cada persona en la tierra" afirmó.

Los 12 contaminantes orgánicos persistentes contemplados en el Convenio son nueve plaguicidas (aldrin, clordano, DDT, dieldrin, endrin, heptacloro, hexaclorobenzeno, mirex y toxafeno); dos productos químicos industriales (PCB y hexaclorobenzeno, también utilizado como plaguicida); y subproductos no deliberados, de los cuales los más importantes son las dioxinas y los furanos.

La Conferencia, entre otros temas, estableció un Comité de Revisión de COPs, el cual tendrá como labor la evaluación de productos químicos adicionales que podrían ser añadidos a la lista inicial de 12 COPs. El Comité tendrá su primera reunión en Ginebra durante el transcurso del presente año. Sus recomendaciones serán remitidas a las reuniones futuras de la Conferencia de las Partes para decidir si se añaden y como se añaden estas sustancias al Convenio.

LINDANO EN LISTA DE NUEVOS COPs

El Comité iniciará su labor con cuatro sustancias químicas candidatas a la prohibición, que han sido propuestas antes o durante esta Primera Conferencia de las Partes. México ha propuesto a un grupo de productos químicos conocidos como los hexaclorociclohexanos, los cuales incluyen el plaguicida lindano. Noruega ha nominado el pirorretardante éter de pentabromodifenilo. La Unión Europea propone el plaguicida clordecona y el retardante de flama, hexabromobifenil. El proceso de análisis de esos cuatro componentes nominados para integrar la lista de COP tomará por lo menos tres años, dijo el secretario ejecutivo interino del Convenio de Estocolmo, John Buccini.

Uno de los productos químicos abordados por el Convenio es el DDT. La Conferencia reconoció, sin embargo, que alrededor de 25 países afectados por la malaria necesitarán continuar con la práctica de pulverizar cantidades controladas de DDT sobre las paredes interiores de las casas para combatir los mosquitos portadores de la enfermedad. El progreso realizado en el desarrollo de alternativas efectivas locales que sean seguras y asequibles será revisado nuevamente en tres años. Los delegados estuvieron de acuerdo con las reglas y documentación para recolectar la información necesaria que permitirá llevar a cabo tales revisiones.

"La comunidad ambiental está colaborando con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para asegurar que la eliminación progresiva de los usos de DDT no socave la batalla contra la malaria y el bienestar de la gente que vive en zonas susceptibles", dijo Klaus Toepfer.

Las directrices para Mejores Técnicas Disponibles y Mejores Prácticas Ambientales (BAT/BEP), no se aprobaron para su adopción y se llamó a continuar el trabajo. Antes y durante las reuniones intergubernamentales, IPEN señaló que las directrices presentaban importantes limitaciones, argumentos que fueron recogidos por países que inicialmente apoyaban su adopción. En América Latina se constituirá un nuevo grupo de trabajo encargado de la revisión y observaciones a las BAT/BEP en el que participaran, México, Brasil, Argentina, Uruguay y Venezuela.

En esta reunión, las preocupaciones de las ONGs miembros de IPEN respecto a las limitaciones y deficiencias de toolkit también fueron consideradas al no ser adoptado formalmente. La principal crítica de IPEN al toolkit, fue que éste tiene un efecto distorsionador de las prioridades y actualmente no es una herramienta verdaderamente útil para impulsar la adopción de tecnologías limpias en el sector industrial, debido a que subestima las fuentes industriales que son las principales liberadoras de COPs y sobrestima las fuentes dispersas de COPs, como incendios forestales y quemas domiciliarias.

Durante la conferencia se aprobaron las guías para la elaboración de los Planes Nacionales de Implementación del Convenio de Estocolmo también se logró un acuerdo sobre la manera de evaluar el progreso del Convenio en la reducción de los niveles de COPs en el medio ambiente. Asimismo, se estableció un sistema para la solicitud y el registro de exenciones temporales para la eliminación progresiva de ciertos productos químicos comprendidos en el Convenio. Esta Conferencia aceptó la invitación de Suiza para establecer el Secretariado de la Convención en Ginebra.

La conferencia fue precedida por la reunión regional latinoamericana (GRULAC) sobre el "Enfoque estratégico para la gestión de los productos químicos a nivel internacional" (SAICM, por sus siglas en inglés). SAICM representa un esfuerzo de todas las partes interesadas -sector público, privado y ONGs- para mejorar la manera en que el mundo está tratando actualmente los productos químicos. Luego de la reunión preparatoria final que se llevará a cabo en Viena del 19 al 24 de septiembre, se espera que el proceso de consultas regionales del SAICM culmine el próximo mes de febrero en Dubai, durante la 9a sesión especial del Consejo de Administración/ Foro Ambiental Mundial a Nivel Ministerial. El objetivo del SAICM es llegar hacia el 2020 con un mundo donde los productos químicos se utilicen y produzcan minimizando los efectos adversos significativos para la salud humana y el medio ambiente.

Los productos químicos COPs pueden matar personas, producir daños en el sistema nervioso e inmunológico, provocar cáncer y desórdenes reproductivos, y perturbar el desarrollo normal de los lactantes y niños. Si bien el nivel de riesgo varía de un contaminante a otro, estos COPs comparten cuatro características: son altamente tóxicos; son estables y persistentes, y tienen una duración de años, incluso de décadas, antes de degradarse en formas menos peligrosas. Además, se evaporan y se desplazan a largas distancias a través del aire y el agua, y se acumulan en el tejido adiposo de los seres humanos y de las especies silvestres.

Afortunadamente, hay soluciones de sustitución a los contaminantes orgánicos persistentes. Estas no se han adoptado debido, entre otros factores, al desinterés de las empresas para incorporar tecnologías limpias, a los costos elevados, a la falta de voluntad política de los tomadores de decisiones y a la ausencia de una visión integral orientada a un desarrollo con protección de la salud de las personas y el ambiente. Además, las posibles soluciones deben adaptarse a las características y utilizaciones específicas de cada producto químico, y a las condiciones climáticas y socioeconómicas de cada país.

Las organizaciones miembros de RAP-AL e IPEN destacaron que con urgencia debiera ponerse en práctica lo acordado por los gobiernos, facilitarse la participación de las y los ciudadanas y ciudadanos, como también de los grupos de interés, para hacer aportes a nivel nacional acerca de la aplicación del Convenio, y lograr así que los compromisos sean respetados.

El Convenio de Estocolmo fue firmado, en mayo de 2001, en Estocolmo Suecia, por 151 países y ratificado posteriormente por los gobiernos de 98 naciones. Rusia y Estados Unidos aún no lo han ratificado. Los países de América Latina que han firmado y ratificado este convenio en el Cono Sur son Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay y Brasil. En la Región Andina, Ecuador y Venezuela, y en Mesomérica y el Caribe, México, Panamá y Honduras.

Mayores informaciones en:

PNUMA: Sr. Michael Williams en los teléfonos +41-22-409-1528 o michael.williams@unep.ch; o al portavoz de PNUMA, Sr. Eric Falt en los teléfonos +254 20 623292, +254 (0) 733 682656 (móvil) o en eric.falt@unep.org; o al Jefe de la Oficina de Prensa del PNUMA Nick Nuttall en los teléfonos +254 20 623084, +254 733 632755 (móvil) o en nick.nuttall@unep.org.

RAP-AL: María Elena Rozas, Chile, Coordinadora regional de RAP-AL, teléfono (56-2) 3416742. Correo electrónico: rapal@rapal.cl. Sitio web: www.rap-al.org.
Fernando Bejarano, coordinador Mesoamérica y el Caribe de RAP-AL, correo electrónico: rapam@prodigy.net.mx

Ver informe IPEN sobre huevos de traspatio en: http://www.oztoxics.org/ipepweb/egg/Sampling%20Report%201.html

 

Quinta Reunión (INC5) celebrada en Johannesburgo, del 4 al 9 de diciembre:

Este histórico y complejo tratado ambiental, que tiene como objetivo llevar a cabo una acción internacional sobre ciertos contaminantes orgánicos persistentes (COPs), es una clara señal a las industrias contaminantes para que cambien su forma de producción y no continúen con el uso y liberación al ambiente de estas substancias peligrosas.

Cuando este Tratado entre en vigencia los gobiernos del mundo deberán establecer regulaciones que abarcan desde la prohibición de la producción, importación, exportación, uso y disposición final de los COPs. Las medidas de control se aplicaran inicialmente sobre una lista de 12 quimicos COPs. Posteriormente un Comité de Revisión considerara la incorporación de nuevos POPs a esta lista, asegurando de esta forma que el tratado sea dinámico y receptivo a nuevos descubrimientos científicos.

Con esto se apunta a poner fin, además, a la producción y uso de nuevos químicos industriales que tengan las características de contaminantes orgánicos persistentes, ya que los gobiernos deberán "regular para prevenir la producción y uso de estas substancias".

Asímismo, con ayuda técnica y financiera, deberán adoptar las mejores técnicas disponibles para reemplazar las existencias de COPs y desarrollar legislaciones internas y planes nacionales para cumplir con los compromisos adquiridos.

Los puntos principales del Convenio aprobado los podemos resumir de la siguiente manera:

Eliminación de COPs con excepciones específicas
y Minimización de COPs no intencionados.

El acuerdo establece que se deben tomar medidas para la eliminación de la producción y uso de los COPs: aldrín, clordano, DDT, dieldrín, eldrín, heptacloro, mirex, toxafeno, además de hexaclorobenceno y los policlorobifenilos (PCB). El convenio permite excepciones específicas para algunos de los plaguicidas organoclorados mencionados de manera temporal para algunos países, mediante la creación de un registro y considera la posibilidad de extender en un plazo de 5 años la fecha límite de eliminación tomando en cuenta las necesidades de los países en desarrollo.

En el caso del DDT el Convenio establece una excepción general para que pueda ser usado por los países para el control del paludismo e incluye un mecanismo de registro y notificación del país a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cada tres años el país que se inscriba en el registro deberá reportar los avances de su plan de acción que deberá incluir la búsqueda de alternativas al uso del DDT y medidas múltiples de control del paludismo de acuerdo a las recomendaciones de la OMS, incluyendo manejo de resistencia, así como medidas para fortalecer la atención a la salud.

El Convenio solo permite el uso de los COPs para fines de investigación en laboratorios y exceptúa de la eliminación aquellos que pueden estar presentes como contaminantes en cantidades traza no intencionadas en productos o en artículos en uso; y permitirá también el uso de COPs como insumos intermedios para la producción final de otros productos. En el caso de los plaguicidas esto repercute en que permitirá que se siga usando el DDT como insumo intermedio para la producción de dicofol aunque existen alternativas viables para su reemplazo. De igual forma no incluye medidas para eliminar productos como plaguicidas que contengan trazas de dioxinas, aunque según estudios recientes la producción de plaguicidas clorados es fuente importante de liberación de dioxinas al suelo.

En el caso de los PCB que aunque ya no se producen existen en cientos de miles de toneladas en equipos eléctricos obsoletos, el Convenio establece que los gobiernos deberán realizar acciones que identifiquen, etiqueten y remuevan los PCB, previniendo su lixiviados, y establece como fecha límite el 2025 para que sean reemplazados por sustitutos en los equipos que los contengan. El Convenio permite la exportación de PCBs obsoletos para su tratamiento y destrucción en otros países.

Respecto a los COPs producidos de manera no intencionada como las dioxinas y furanos, el Convenio establece la meta de su "contínua minimización y cuando sea posible su última eliminación.

Se establece además que se deben desarrollar planes de acción para la implementación del Convenio, la reducción de las liberaciones al ambiente o de eliminación de la fuente, así como la sustitución o modificación de materiales, productos y procesos para prevenir la formación de dioxinas y furanos, cuando los países lo consideren apropiado y de acuerdo a una lista de actividades incluidas en Anexo C.

Inclusión del principio precautorio

La alusión al principio precautorio o a la adopción de medidas que consideren la precaución y prevención están contenidas en el Preámbulo, en el Objetivo y se incluye en la selección de tecnologías para el tratamiento de los depósitos de COPs obsoletos.

El texto del objetivo del Convenio indica que: Conscientes del enfoque precautorio establecido en el Principio 15 de la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo, el objetivo de este convenio es proteger la salud humana y el medio ambiente de los contaminantes orgánicos persistentes.

El Convenio establece que los países deberán establecer medidas para reducir o eliminar las liberaciones de COPs al ambiente con regulaciones que tengan como meta la prevención de la producción y uso de nuevos plaguicidas o sustancias químicas con características de COPs (artículo D).

Mecanismos de restricción de
importaciones / exportaciones y manejo de residuos COPs

El convenio establece que los países deberán tomar medidas para que la importación y exportación de los COPs sólo se realice a los países autorizados para los usos incluidos en las excepciones o para su destrucción ambiental. El Convenio indica que se tomará en cuenta los procedimientos de notificación establecidos internacionalmente (el Convenio de Roterdam, conocido como Procedimiento del Consenso Previamente Informado (PIC) y las directrices de Londres).

En cuanto a la exportación de COPs a países no miembros del Convenio establece que se podrá realizar mediante la entrega por el país importador de una certificación anual donde se indique los usos a los que se destinarán, y se documente su compromiso para la adopción de medidas para la protección de la salud y el ambiente.

Hubo una fuerta oposición principalmente de Estados Unidos respecto a una versión previa que indicaba que las exportaciones deberán estar sujetas a la aprobación del país importador mediante el procedimiento PIC. Delegaciones como la de Ecuador y El Salvador fueron muy claros de que las notificaciones que manda Estados Unidos no les sirven y que no contestan los comunicados de los países importadores por lo que se necesitará mecanismos de notificación más rigurosos.

MANEJO Y TRATAMIENTO DE RESIDUOS COPs

El Convenio establece la necesidad de identificar los depósitos de residuos COPs, de .manejarlos de manera eficiente y ambientalmente segura, de desarrollar criterios, y establecer la necesidad de identificar sitios contaminados con COPs. También incluye referencias a la necesidad de cooperar con el Convenio de Basilea en materia de residuos COPs para establecer niveles de destrucción para asegurar los métodos ambientales de destrucción y los niveles bajos de contenido de COPs para autorizar a las tecnologías de tratamiento.odestrucción.

En este aspecto hay una fuerte resistencia de los países europeos y de Estados Unidos a renunciar al uso de la incineración y a su transferencia a los países en desarrollo.

criterio para la selección de nuevos COPs

El Convenio establece procedimientos para la selección de nuevas sustancias que se añadirán a la lista de los 12 COPs prioritarios a través de un Comité de Revisión de los COPs con criterios definidos en los que se establece un perfil de riesgo y una evaluación del manejo del riesgo de la sustancia candidata, después de lo cual la Conferencia de las Partes tomando en cuenta las recomendaciones del Comité incluyendo cualquier incertidumbre científica, deberán decidir de una manera precautoria, en listar la sustancia química y especificar sus medidas de control en los Anexos.

MECANISMO FINANCIERO DE APOYO A LOS PAÍSES EN
DESARROLLO Y PAÍSES CON ECONOMÍAS EN TRANSICIÓN

Se establece que los países desarrollados destinarán nuevos recursos financieros para ayudar a los países en desarrollo y con economías en transición. Los miembros del Convenio deberán desarrollar guías y aprobar los mecanismos e instituciones financieras que intervendrán para asegurar que los fondos sean adecuados, sostenibles, y con mecanismos de evaluación claros. Se abre también la posibilidad de establecer acuerdos bilaterales, regionales y multilaterales en esta financiación. Mientras tanto y de manera transitoria el Fondo Global para el Medio Ambiente (Global Environment Facility) será la entidad principal para operar los mecanismos financieros aprobados entre el periodo de la primera reunión a la fecha que entre en vigor el Convenio.

Otros artículos establecieron mecanismos para los reportes, investigación y desarrollo, moinitoreo y educación al público y acceso a la información, procedimiento de enmiendas y ratificación del Convenio.

CONVENCIÓN DE ESTOCOLMO

El Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, firmado el pasado 23 de mayo del 2001 representa un avance en la lucha global contra la contaminación global del planeta y plantea una serie de retos y oportunidades para las organizaciones ciudadanas que promueven la protección de la salud y el medio ambiente, incluyendo organizaciones como RAP-AL para la búsqueda de alternativas al uso de plaguicidas químicos.

Para la entrada en vigor del Convenio de Estocolmo es necesaria la firma y ratificación de por lo menos 50 países. Canadá ha sido el primer país en ratificar el Convenio en la misma ceremonia de firma el pasado mayo del 2001. Es prioritario demandar de los gobiernos que firmen y ratifiquen el convenio y no esperen a que entre en vigor para abrir mayores espacios de participación ciudadana en la elaboración y ejecución de los planes nacionales de implementación.

Para los planes nacionales de implementación las guías iniciales del GEF recomiendan a los países que incluyan cinco actividades principales: la determinación de mecanismos de coordinación y procesos organizativos institucionales que sirvan como punto focal, b) la realización de inventarios nacionales de COPs y una evaluación de la capacidad de infraestructura nacional, c) el establecimiento de prioridades y la determinación de objetivos, y d) la formulación de un Plan Nacional de Implementación (PNI) con acciones específicas de acción sobre los COPs., y e) la consulta y el apoyo de diversos grupos de interés, antes de presentar la versión final del PNI.

En el contexto regional de los planes nacionales de implementación del Convenio de COPs es necesario hacer referencia y considerar como antecedente a los Planes de Manejo Regional del DDT, clordano, PCBs y el plan en su etapa inicial de desarrollo de dioxinas, furanos y hexaclorobenceno, que ha establecido la Comisión de Cooperación Ambiental (CCA) del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, para México, Estados Unidos y Canadá, quien también considera un procedimiento para la selección de nuevas sustancias, y que ha propuesto al insecticida lindano como futuro candidato. Estos compromisos regionales deben de establecerse ahora dentro del contexto de las obligaciones establecidas por el Convenio de Estocolmo, para asegurar que el objetivo último sea la eliminación y no sólo la reducción de emisiones. El plan de manejo regional de la CCA para PCB acepta a la incineración, y las organizaciones ciudadanas de los tres países han insistido en que se deben buscar alternativas para el tratamiento de residuos peligrosos y evitar que siga la transferencia de tecnologías sucias a México y los gobiernos apliquen una política preventiva.

La amenaza global de los COPs obliga no sólo a los gobiernos a realizar convenios como el de Estocolmo sino también a la formación de alianzas y redes internacionales ciudadanas para impulsar su eliminación. En este contexto destaca la formación de GAIA e IPEN.

La Alianza Internacional de Alternativas a la Incineración (conocida como GAIA por sus siglas en inglés) que coordina esfuerzos ciudadanos para buscar alternativas contra la expansión de incineradores de residuos hospitalarios, peligrosos, municipales y la práctica de quemar residuos en hornos de cemento por producir dioxinas, furanos y metales pesados como mercurio.

La Red Internacional de Eliminación sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (IPEN por sus siglas en inglés), agrupa a más de organizaciones en todo el mundo incluyendo grupos ciudadanos de ambientalistas, de consumidores y de destacados científicos, ha participado activamente en todas las negociaciones previas a la firma del Convenio y en la llamada Declaración de Estocolmo, reafirmó su compromiso para seguir actuando en esta nueva etapa. IPEN ha creado varios grupos de trabajo, entre ellos el de dioxinas y el de plaguicidas para darle seguimiento a los acuerdos del Convenio de Estocolmo, donde participan miembros de RAP-AL y donde se espera salgan directrices ciudadanas para los planes nacionales de implementación del Convenio de Estocolmo.

Los avances en los planes nacionales de implementación no están garantizados por la sola firma y ratificación del Convenio de COPs pues es de esperarse que la industria química y los grandes intereses económicos afectados promuevan ante los gobiernos una interpretación conservadora del texto del Convenio de Estocolmo y la defensa de sus intereses comerciales. Solo el debate público y la participación y vigilancia ciudadana garantizará que los gobiernos cumplan con la obligación moral, política y jurídica de proteger la salud y el ambiente de las presentes y futuras generaciones e implementen los compromisos adquiridos en el Convenio de Estocolmo.?


¿Que son los COPs?

Red Internacional de Eliminación de los Contaminantes Orgánicos (IPEN)

Tratado Global de los COPs - INC5 - UNEP/ Johannesburgo - Declaración de Temas Centrales

Posición de RAP-AL sobre los temas centrales del tratado

Gobiernos finalizan con éxito las negociaciones para un Tratado Global sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs) - INC5 / Johannesburgo - Nota de Prensa

Declaración de Estocolmo, acordado el día 22 de mayo de 2001, en conjunto con la Conferencia de delegados plenipotenciarios a la Convención de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, por las Organizaciones Partícipes de la Red Internacional de Eliminación de los COPs